Admisiones Universitarias

By septiembre 5, 2019 febrero 4th, 2020 Presupuesto

Admisiones Universitarias: ¡Es un laberinto allí afuera!

Septiembre es esa época del año en la que millones de niños regresan a la escuela en los Estados Unidos. Para mucho de nosotros, este mes marca el final de los días de relajo y volvemos al ajetreo y bullicio de llevar a los niños al colegio y las actividades extracurriculares. Si eres la madre de una estudiante de secundaria, este también es el momento en el que empiezas a pesar seriamente en las universidades y como vas a pagar los costos universitarios.

Si bien muchos piensan que los pagos universitarios son principalmente una preocupación de las familias de clase baja y media, les puedo decir que este es un tema que también afecta a familias con dinero. El costo de asistir a la universidad se ha disparado tremendamente desde que yo fui a la universidad en los años 90. Hoy en día, el costo promedio de la universidad es de $20,000 para una universidad publica o $47,000 para una privada, de acuerdo a College Board. Debes tener en mente que este es solo un promedio, algunas de las universidades más prestigiosas pueden costar más de $70,000. Como estas cifras se manejan “por año,” pudieses gastar entre $80,000 y $280,000 por 4 años.

Mi esposo y yo pasamos por este proceso hace dos años cuando nuestra hija mayor, Madison, estaba en su último año de secundaria. Fue estresante encontrar nuestro camino en lo que se convierte en un laberinto universitario. Si bien contamos con excelentes asesores universitarios que ayudaron a Madison a ingresar a la universidad ideal, a nosotros nos toco navegar nuestras finanzas solos. Fuimos afortunados de tener abuelos que nos proporcionaran algunos ahorros universitarios, pero aun así teníamos muchas cosas por resolver. Estas son algunas de las cosas que aprendimos en el camino.

Recuerda lo que pasa cuando asumimos:

Siempre le recomiendo a las personas que tomen el proceso de admisión universitario sin muchas ideas preconcebidas. Primero debes familiarizarte con las “calculadoras de precios netos.” Estas pueden ser encontradas en muchos sitios web universitarios y también en el sitio web del College Board. Es importante tener una idea de cual será el costo de las escuelas a la que tu hijo o hija está aplicando. Recuerda que esto no es el precio final de lo que terminaras pagando, pero te dará una buena idea de un costo aproximado.

Segundo, no asumas que tú o tu hijo(a) recibirán o no un financiamiento o beca. Les recomiendo encarecidamente que todos llenen el formulario de FAFSA y lo envíen lo antes posible. Este es el formulario que evalúan la mayoría de las universidades a la hora de asignar ayuda basada en las necesidades y fondos, como estudios de empleo y subvenciones. Una vez que las universidades reciben el formulario, pueden determinar cuanta contribución familiar puede recibir una persona admitida, y de acuerdo a eso desarrollar un paquete de ayuda. Si obtienes esta información temprano, te dará tiempo de revisar diferentes paquetes y negociar uno mejor.

No hay dos universidades iguales, explora tus opciones:

También descubrí que no todas las universidades son iguales. Sabemos que difieren en ofertas de clase, precio, tamaño y prestigio. Y que también difieren en la cantidad de dinero que dan, o en cómo evalúan el proceso de ayuda financiera. Creo firmemente que la universidad perfecta para tu hijo(a), no solo es la que tiene más prestigio, sino que es la que también entra dentro del presupuesto ideal para la familia. Al comenzar a buscar universidades, los padres deben investigar el costo de las escuelas y las estadísticas sobre cuanto dinero distribuyen. Esto se le llama a menudo el “factor de tacañería.” Averigua el porcentaje de estudiantes que actualmente recibe becas y subvenciones. Recuerda que una vez que tu hijo(a) reciba todos sus paquetes de admisión y ayuda financiera de las universidades, deberás revisar y comparar cada oferta. Una cosa que me sorprendió descubrir fue que las ofertas se pueden “negociar” y que le puedes pedir a la oficina de ayuda financiera que revalué el paquete que te enviaron.

La Línea Final

Al comenzar este proceso con nuestros hijos, buscamos una institución que les permitirá florecer y brindarles la educación que necesitan para alcanzar sus metas. Algunas de las cifras que analizamos fueron las tasas de graduación y la información laboral de las escuelas que teníamos en mente. Estas cifras nos ayudaron a evaluar e imaginar el futuro de nuestra hija después de su graduación. Pudimos estudiar cuanto tiempo tomo en graduarse un estudiante promedio, y ver como seria su situación de empleo al terminar.

No les puedo explicar todas las emociones que sentimos cuando comenzamos el proceso de búsqueda de universidades con Madison. Descubrimos que, a pesar de que ya habíamos proyectado los gastos universitarios en nuestro plan financiero desde temprano, cuando llego el momento de mirar todas las universidades, aplicar y decidir donde iría finalmente, nos encontramos navegando un laberinto.

Espero que este blog te haya dado algunos consejos sobre el financiamiento universitario, respondiendo algunas de las preguntas que puedas tener. Si esto te ha hecho pensar sobre el proceso universitario, te recomiendo inscribirte en nuestro seminario Empowered Worth College 101, el 19 de octubre. Nuestra oradora invitada, Maite Halley, fundadora de Your College Connector, compartirá información valiosa sobre el proceso de admisión universitario. De igual manera, yo estaré presentando sobre la parte financiera del proceso. Esta será una mañana informativa que estoy segura ayudará a brindarles las herramientas para navegar el proceso y reducir el estrés que sentimos como padres.

Leave a Reply