En la Era de #MeToo es el momento de decir cuenta con #MeToo:

By marzo 7, 2019 febrero 4th, 2020 Empoderamiento

En la Era de #MeToo es el momento de decir cuenta con #MeToo:

La era #MeToo ha cambiado el mundo en el que vivimos de muchas maneras, excepto una, financieramente. Desde el nacimiento del movimiento con el inicio de las horribles acusaciones contra Harvey Weinstein, las mujeres han alzado su voz más que nunca al discutir temas como el acoso sexual, las trabas para el ascenso en sus trabajos y la desigualdad salarial. Por todo esto hoy en día las mujeres se encuentran de pie y recuperando el poder en la fuerza laboral, pero todavía no están tomando el control de sus billeteras, construyendo su patrimonio o planificando su seguridad financiera.

El cajero número 1 te verá ahora

Las mujeres representan una oportunidad única para las compañías financieras en todo el país y un increíble nicho de mercado para el asesor financiero que pueda incorporar a este segmento de clientes. El libro “The $14 Trillion Woman” de Barbara Kay y DiLeonardi (2009) destaca el hecho que las mujeres representan una oportunidad de $14 trillones para Wall Street. Las mujeres son la fuerza motriz del gasto de los consumidores en este país e influyen en el 83% del gasto total de los consumidores de EE.UU. según la serie de videos de GenderLeadershipGroup.com. Aún así después de años de haber trabajado en la industria de finanzas, fue alarmante ver que eran hombres los que se acercaban a buscar ayuda con su planificación financiera. Fueron hombres quienes tomaban la responsabilidad de la decisión financiera de su familia. Muchas veces, la otra parte de esa cuenta conjunta inexplicablemente no participaba de la decisión.

La mitad de un todo

Sé que, como mujer y madre, las exigencias del trabajo pueden dispersarnos a veces. Con frecuencia caemos en la práctica admitida tácitamente de dejar que los hombres de nuestras vidas se encarguen del dinero como lo hacían nuestros padres y abuelos. Eso, junto a los mensajes sociales que las mujeres son malas en matemática y demasiado emocionales para manejar la volatilidad del mercado de valores, puede llevar a las mujeres a alejarse de la mesa financiera. Sin embargo, según el Informe de Estadísticas Vitales del año 2017, 8 de cada 10 mujeres en algún momento de sus vidas serán las únicas responsables de sus finanzas. Ya sea porque estamos sobreviviendo a nuestras parejas, divorciadas o solteras, las mujeres deben estar preparadas para tomar el volante y manejar el programa financiero de ellas y de sus familias.

El reporte del año 2018 UBS Financial Service titulado “Own your Worth” (“Sea dueño de su valor”), encontró que el 59% de los clientes, mujeres divorciadas o viudas, deseaban haber participado en la toma de decisiones financieras a largo plazo. Además, el 56% de esas mujeres descubrieron algún tipo de sorpresas financieras después de involucrarse.

E2 = Educación y Empoderamiento

Muchas veces, al tratar con clientes mujeres, fue sorprendente que muchas de ellas sintieran que carecían de educación financiera básica. El reporte “Own Your Worth” (“Sea dueño de su valor”) encontró que el 66% de los que no participan en una inversión creen que el tema es demasiado complicado. La educación financiera es fundamental para que cualquiera se sienta cómodo para tomar las riendas de su economía.

Tan imperativa es esta necesidad, que la oficina de la Comisión de Valores e Intercambio de Miami comenzó un programa de divulgación para las Escuelas Secundarias de Dade y Broward en 2017, diseñado para enseñar finanzas personales a los estudiantes.

En los últimos años, hemos aprendido que cuando hay una discusión abierta y educación, podemos autopotenciarnos y potenciar a quienes nos rodean. El momento #MeToo nos permitió discutir la hostilidad y el acoso en el lugar de trabajo. Ayudó a educar y reforzar a nuestras comunidades permitiendo diferenciar una conducta inapropiada hacia las mujeres y dándoles el poder para hablar sobre lo que está mal y arrojar luz sobre lo que debe cambiar.

Es de esperar que ese mismo espíritu de cambio aliente a las mujeres a hablar también sobre finanzas y administración del dinero, a buscar educación y a potenciarse camino a Wall Street y recuerden que no se trata del tamaño de la billetera sino del poder de la cartera.

Leave a Reply