Mamá siempre me decía…

By mayo 1, 2019 febrero 4th, 2020 Empoderamiento

Mamá siempre me decía…

Mayo siempre nos trae los primeros días de clima cálido y la preparación para las vacaciones de verano. Mientras comenzamos a disfrutar de días más largos y temperaturas más cálidas, también nos detenemos para celebrar a una persona muy importante en nuestras vidas: mamá. Como madre e hija que soy, sé que mucha de la planificación se dedica a pasar ese día con las mujeres que nos dieron la vida, nos cuidaron y nos enseñaron tanto. Recientemente, también he empezado a pensar en algunas lecciones sobre dinero que mamá me enseñó y en las que les estoy enseñando a mis hijas. También pienso en cuán distinta es la perspectiva financiera de las mujeres de hoy en comparación con la de mi mamá.

A B C y 123…

Las madres son las primeras maestras en la vida de un niño. Los niños son esponjas y aprenden sus habilidades básicas para la vida observando a sus padres. Esto incluye ver a sus padres manejando las finanzas. Mi madre era, como muchas mujeres, la encargada principal de los gastos y el presupuesto del hogar. Verla me enseñó la importancia de ahorrar y hacer presupuestos para cosas como vacaciones o gastos grandes. Descubrí que muchas de las percepciones sobre el dinero y la riqueza que tenía me habían sido inculcadas durante mis primeros años, como les había ocurrido a muchos de mis clientes. En el libro Sudden Wealth Solution de Pagliarini, él analiza las creencias transgeneracionales sobre el dinero y cómo tenemos relaciones preconcebidas con el mismo. Estas relaciones provienen de la relación que hemos visto tiene nuestra madre con el dinero.

Mamá, mira lo que puedo hacer.

El avance de las mujeres ha sido increíble. Desde la generación más grande hasta las millennials, las mujeres se han transformado a sí mismas y han cambiado la fuerza laboral en los Estados Unidos. Un estudio de Pew Research destaca en el artículo para Fact Tank: News in the Numbers [Centro de hechos: noticias en números], los enormes avances que las mujeres han logrado en estas generaciones. En 1965, solo el 9% de las mujeres obtuvo un título universitario de cuatro años. En contraste, el 36% de las mujeres millennials obtienen títulos de licenciatura, y hoy tienen un 7% más de probabilidades de graduarse que sus homólogos masculinos.

A medida que las mujeres millennials se convierten en la generación más educada de la historia, también comienzan a ser un gran componente de la fuerza laboral estadounidense. De nuevo, según el estudio Pew Research, en 1965 solo el 40% de las mujeres tenían empleos. Hoy en día más del 70% de las mujeres tienen empleos. Lamentablemente, esta tendencia no se ha reflejado en la igualdad salarial entre hombres y mujeres, ya que las mujeres ganan aproximadamente un 20% menos que sus colegas masculinos.

Crecer juntas.

Un aspecto en el que madres e hijas pueden crecer juntas es las finanzas personales y la planificación financiera. Sí, los tiempos han cambiado. Atrás quedaron los días de mi abuela, que no hacía nada que tuviera que ver con los bancos. Pero todavía nos queda camino por recorrer. Hablo con mis hijas y las hijas de mis clientes sobre la planificación de la jubilación, los presupuestos, los ahorros y cómo mantener su independencia financiera. Es necesario que les recordemos a nuestras hijas que se aseguren de que la planificación familiar a largo plazo se haga teniendo en cuenta que las mujeres viven más tiempo y que, debido a las pausas en nuestras trayectorias profesionales, nuestros ahorros para la jubilación no se parecen a los de nuestras parejas. Más que nada, debemos empoderar a la generación de mujeres para que se conviertan en iguales cuando se trata de tomar las decisiones de planificación financiera.

Leave a Reply